“Qué gran fascinación sentí al oír un día a una niña, que tenía el lindo nombre de Victoria, decir a su madre: “Isaura tiene suerte, su padre realiza el trabajo más bonito del mundo: dibuja bellos papeles” Me quedé fascinado con tanto encanto.

Diseñar papel es solamente un brote irracional de intuiciones inesperadas. Pero los reveladores pasan horas dudando y haciéndose preguntas. ¿El papel con el que soñamos será bonito? ¿Podrá la técnica seleccionada producir el resultado sublime? ¿Sabrá ser el soporte de las creaciones más audaces?

Diseñar papel es un combate contra la vulgaridad. Se necesita mucha determinación para afrontar las ansias de la industria papelera. Para terminar, el amor por el detalle y la perfección nunca alcanzada, persiguen la excelencia frustrante que actúa como un motor.

Ésta es mi alquimia de la materia papel”

Emeric Thibierge

Emeric Thibierge ha inventado su profesión: diseñador de papel. Como en el sector textil, se trata de anticiparse a los gustos, las modas; permanecer a la escucha de las sensaciones, traducir el aire del tiempo... El papel se convierte en un accesorio de moda, un material con un gran potencial creativo e innovador.

Emeric Thibierge no se separa nunca de su pequeño cuaderno de notas. Piensa en los papeles como accesorios de pleno derecho y trabaja la materia, la textura, las gamas de colores, el diseño con la ayuda de un equipo de ingenieros: Mineralis, Canevas, Cromático, Evanescent, Nantucket e Dentelle.

Estos papeles con carácter, únicos en el mundo, nacieron de la inspiración de un precursor del anti-conformismo: Emeric Thibierge. Figura atípica en el mundo del papel.

Su historia se sitúa en las fronteras del diseño y la técnica, se inspira tanto en la moda como en la naturaleza, en el mundo que le rodea o en sus viajes de Tokyo a Nueva York. No falta a ninguna exposición de arquitectura, una retrospectiva en el museo Galliera o una exposición en el museo de Historia Natural de París o en el Instituto del Mundo árabe.

En la actualidad posee un estudio, inspirado en las casas de lujo, para crear papeles por encargo de los grandes del sector del papel o simplemente para una marca de perfumes.